Acerca de Marta de la Peña

Nací en la Ciudad de México.  Soy arquitecta de profesión y pintora de vocación.   Desde muy pequeña, acompañaba a mi padre mientras pintaba, se autodenominaba “pintor de los domingos” Él me narraba historias de sus cuadros y yo dibujaba a su lado mi propia historia  aún antes de aprender a escribir.

Por él aprendí el amor al mar y a los barcos mientras me leía a Emilio Salgari y, también el amor al paisaje mexicano tan entrañable y rico en contrastes y colores:  al transparente del altiplano, sus volcanes y sus bosques donde dominan los azules y los violetas,  a las selvas tropicales,  con sus ceibas y bambúes lleno de rojos y naranjas, donde el suave viento traía aromas de pimienta y flores de azahar que me recuerdan a mi madre y a mis hijas amadas bañadas de sol;  hasta llegar al mar, donde mi paleta se llena de colores, de espuma, de escamas, de niebla y de faros, de estrellas de mar; de brisa salada, de rugidos de las olas y carcajadas de delfines, de velas, de cascos y arboladuras que narran aventuras apasionantes de años de travesías fantásticas que a mis pinceles tanto les encanta escuchar.